¿Qué es un desgarro muscular?

Publicado el 30-03-10 por  

Compartir: Twitter - Facebook

El desgarro muscular es un traumatismo anatómico más importante que la elongación y que puede revestir dos grados principales de gravedad: la distensión y la rotura parcial.

En la distensión se desgarran algunas microfibras a partir de un esfuerzo brusco, produciendo la sensación de un corte o de un latigazo; el dolor queda focalizado y suele surgir un hematoma varias horas después.

En la rotura parcial, el número de microfibras desgarradas es mucho más importante.

¿Cuál es la causa de un desgarro?

Un desgarro surge cuando un músculo o un tendón sufren una torcedura o un tirón. Los desgarros pueden ocurrir de repente o se pueden desarrollar durante el curso de varios días o semanas.

Un desgarro repentino (agudo) es causado por:

  • Una lesión reciente
  • Levantar objetos pesados de manera inapropiada
  • El uso excesivo de los músculos.

Los desgarros crónicos ocurren generalmente al mover los músculos y tendones de la misma manera una y otra vez.

¿Dónde ocurren generalmente los desgarros?

Dos sitios comunes para los desgarros son la espalda y el músculo detrás del muslo (tendones isquiotibiales). Los desgarros en la espalda o las piernas ocurren frecuentemente en deportes como el fútbol, fútbol americano, hockey sobre hielo, boxeo y lucha libre. Las personas que practican gimnasia, tenis, remo y golf usan mucho las manos y los brazos. Estas personas a veces se desgarran la mano o el brazo. Los desgarros en los codos también pueden ocurrir al practicar deportes.

¿Cómo tratarlos?

No debe efectuarse masaje alguno al momento de sufrir el desgarro. Debe aplicarse frío y guardarse reposo. A partir de la segunda semana, una vez desaparecida la hemorragia, se puede practicar termoterapia, ultrasonidos, así como masaje de las inserciones, desfibrosante y amasamiento longitudinal. Entre la tercera y cuarta semana, se pueden intensificar los masajes desfibrosantes en la cicatriz y realizar estiramientos.

Otras recomendaciones
No debe retomarse el ejercicio físico antes de seis u ocho semanas y siempre que se haya recuperado el 90% de la fuerza máxima, así como en ausencia de dolor en las pruebas de estiramiento y contracción.

¿Cómo se pueden prevenir los esguinces y los desgarros?

Para ayudar a prevenir los esguinces y los desgarros usted puede:

  • Evitar hacer ejercicio o actividades deportivas cuando esté cansado o tenga dolor.
  • Tener una dieta balanceada para mantener los músculos fuertes.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar las caídas.
  • Usar zapatos que le queden bien.
  • Hacer ejercicios diariamente.
  • Mantener una buena condición física para practicar deportes.
  • Hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de practicar un deporte.